lunes, 23 de marzo de 2009

Triste miss 15

Si hay una anécdota que se lleva el premio por ridícula y patética en mi vida, sin duda alguna es mi fiesta de 15.
Para empezar, yo NO QUERÍA ningún tipo de festejo. Mi única pretensión era una guitarra eléctrica (y me regalaron una electroacústica), pero mi madre insistió en organizar al menos una reunión chiquita para familiares y amigos más íntimos.
Como toda madre loca, soñaba con ver a su hijita mayor entrando a su fiesta envuelta en una maraña de tules y volados blancos, de fondo sonando "I Don't Wanna Miss a Thing" de Aerosmith o el tema de La Bella y la Bestia, bailando el vals un montón de parientes emocionados, y encabezando "el trencito" en el carnaval carioca con un sombrero colorinche y maracas en ambas manos. Sabiendo que la sola idea de ponerme un vestido blanco me descomponía, me propuso alquilar el bar de un compañero de trabajo y hacer todo informal. Yo accedí, como una pobre ilusa, bajo la condición de que sonara únicamente la música que a mi se me antojara.
No sólo resultó que el bar era un antro espantoso (los platenses seguro lo conocen: BOBI'S) sino que el inútil e improvisado DJ pretendía pasar cumbia toda la noche, haciendo caso omiso a la lista que le preparé. Durante TODA la noche sonaron los tres discos que me llevaron de regalo: uno de The Strokes, uno de The Vines y el mejor, un compilado de punk rock de los 90's. Para la décima vez que se escuchaba Flemita yo ya tenía un ataque de nervios.
Como si fuera poco, mi madre había prohibído rotundamente el alcohol, y mis compañeros del colegio repetidores (de entre 17 y 20 años) se estaban empezando a aburrir notablemente, mientras que otros directamente se fueron a un boliche.
Para el brindis yo ya estaba considerando encerrarme en el baño a gritar, y para cuando más de la mitad de los invitados se habían ido y el DJ volvió a pasar cumbia, dejé de considerarlo y lo hice.
No pude disfrutarlo mucho, porque en minutos me encontraron unas amigas, que me buscaban para avisarme que mi mamá estaba muy enojada porque no le gustaba mi cara de culo y porque no le estaba dando souvenirs a la gente que se estaba yendo.

Terminé la noche sentada en la puerta mientras un compañero se escondía atrás mío para tomar droga por la nariz. Fue cualquiera. No entendí nada.

17 comentarios:

soberbiaintelectual dijo...

Tendrías que haber mandado el video a MIss 15 en Muchmusic, si la vas a hacer patética, hacela del todo.
La fiesta de 15 siempre es un asco, para todos. La pregunta es... ¿por qué?

soberbiaintelectual dijo...

Gracias por iluminarme, infería que fuera por ello. Así como el padre quiere al nene futbolista, la madre quiere que la hija tenga SU noche de princesita. Igual, el cumpleaños de 15, atrasa.



PD: No soy yo, no se me da bien el gótico, ni un poquito, el facebook lo tengo con nombrecito común y no lo uso, igual ahora me dan ganas de conocerlo/a a quien sea.

Julia... dijo...

Afortunadamente no tuve fiesta... lo siento mucho por vos. Pero bueno, al menos sirvió de anécdota para blog.

Cerda X dijo...

Mi madre me hubiese hecho pasar por, digamos, la mism situación. Afortunadamente sabe leer los "vas a morir" en las miradas ajenas, y se rescató

Dr. J dijo...

Qué embole!

Hubieras cambiado la fiesta por un viaje!

Besos!

Frank dijo...

Unos 15 de colección!

frijolito dijo...

mis quince primaveras fueron un martes lluvioso de octubre, un encuentro amoroso frustrado que no me molestó tanto como me podría haber molestado, no más de 10 amigos en mi casa y tarta de manzana. y muchos bonobones.

la verdad la pasé bárbaro.

ah
me caés bien
bah, tu blog, pero puedo suponer que si te conociese, me caerías bien

chau, me voy a comer que ya están las papas.

Camilo dijo...

Sonrisa más, sonrisa menos... buena historia.

La hija del viento dijo...

Me alegra que te gusten mis fotos, si querés acá hay bocha: http://www.flickr.com/lahijadelviento

Yuliet dijo...

Me caes bien
creo que somos de las que nos caeriamos mal en la primera instancia por ser similares en algo

fobia social tal vez!
saludos!

DD dijo...

Jajajaja, "tomando droga por la nariz", suena re inocente.

Pei pa koa ♥ dijo...

En mi cumplaños mis amigos se asustaron porque mi mama empezo a gritar FUEGO,FUEGO! para que salieramos de mi pieza. Es que en realidad,ella hacia fuergo,con banderas y ese tipo de cosas. Me senti la mas estupida. Pero fue divertido. Hasta tuve piñata.
Pero tenia puesto un vestido negro.

El otro dia te vi,sentada en el banco de 46.

Sweet carolain Arengando a la gilada..Por un mundo menos pedorro dijo...

jajaja muy loco tu cumple de quince, posta esta de mode, no se en ese momento, pero ya fueron las fiestas de 15!.

Puni dijo...

Suena a una de esas noches que tiene que terminar con sexo para terminar bien. Tal vez el final diferente fue lo que te hizo recordarlo así o yo perdí toda capacidad de pensar en otra cosa =(

media veronica dijo...

yo tambien tube una fiesta de 15 patetica, que se debatio entre mis ganas de joda loca con amigos y las ganas de mi madre de verme bailar el vals (como odio el vals).
finalmente el vestido blanco permuto por uno azul, mucho mas lindo, invite mas amigos que parientes (bien!), el dj era un copado. pero el vals fue ineludible
como le guardo rencor a mi mama por eso!

Julia... dijo...

Pero de qué tenías miedo??

FormenteraLady dijo...

Uy qué garrón, por eso no festejé mis 15. Y un vestido blanco me iba a quedar horrendo
Saludos